¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Este sitio utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información aquí

Acepto

Uso de cookies


El sitio web utiliza cookies. Una cookies es un fragmento de información que se almacenan en el navegador del visitante que permiten registrar la actividad en el sitio web y permite una navegación personalizada.
En base a su duración, las cookies pueden clasificarse en "cookies de sesión" y en "cookies permanentes". Las cookies de sesión desaparecen del equipo del usuario cuando éste abandona el sitio web visitado o cierra su navegador. Normalmente se almacenan en la memoria caché del equipo. Por su parte, las cookies permanentes se almacenan en el disco duro del equipo del usuario de forma permanente o prolongada, de modo que el sitio web que la ha lanzado puede leerla cada vez que el usuario lo visita de nuevo. La fecha de caducidad de este tipo de cookies viene determinada por el sitio web que las lanza.

Quienes Somos

Me llamo Elisa, vivo en Barcelona y aunque podría haberme dedicado a proyectar edificios, preferí construir algo menos eterno pero mucho más dulce: pasteles. Soy la mitad del alma de Florentine Bake Shop. La otra mitad es Sebastián.

De mi familia heredé el amor por la cocina y seguí alimentándolo estudiando en la Ecole Lenotre de París y en la Escuela del Gremio de Pastelería y el Espai Sucre de Barcelona. Un paseo por Notting Hill me inspiró el sueño de tener una pastelería donde ser feliz y hacer feliz a los demás, y junto a Sebastián lo hice realidad. Se llama Florentine Bake Shop en recuerdo de mi abuelo Florentino y de las deliciosas galletas de mi infancia.

Cada mañana, en el pequeño obrador, jugamos con harina, vainilla, chocolate, frutas y dulces de mil colores, para elaborar los pasteles Florentine. Hacemos pastelería americana, deliciosa y creativa, de forma artesanal y con un toque personal. Utilizamos productos naturales y ponemos todo el amor en lo que hacemos porque nos gusta nuestro trabajo y, sobre todo, nos gusta que os guste. Cuando soñaba con Florentine, siempre imaginé un lugar donde la gente disfrutara y hoy, somos nosotros quienes disfrutamos viendo las sensaciones que provocamos. Lo más bonito de esta profesión es sorprender y emocionar. Gracias a todos los que nos habéis permitido hacerlo. Y a los que queráis conocernos... os estamos esperando.